Facebook Twitter Google +1     Admin

"LAS AMIGAS DE OJOS OSCUROS"

20161102202925-descarga.jpg

Las modas literarias son proporcionales a los ingresos que generan, a veces (del negocio editorial y su marketing entiendo poco o casi nada) las estanterías se cubren de portadas que hacen alusión a nuestra posguerra civil o a cualquiera de las posguerras mundiales, y de repente todo tiene que ver con ello, y críticos literarios y cinematográficos desmenuzan argumentos tan similares entre sí que ya no apetece leer lo que sabes que sucederá aunque no lo hayas leído.

El término posguerra es un ejemplo, servirían las librerías antiguas, la pasión por la lectura, la infancia, los crímenes en países nórdicos... a saber por qué una moda se convierte en moda y cuando te quieres dar cuenta  la actualidad literaria se parece a   uno de esos montajes que enfilan piezas de dominó, idénticas, que hacen caer la una a la otra, hasta formar el entramado siguiente.

No vengo a criticar las tendencias que venden, sería irracional y simplificándolo mucho opino que lo que importa es leer, subirse a la nave, ese irrepetible contacto emocional.

De las modas, además, todos formamos parte, de una manera o de otra.

Yo "compro" la trama que redunda en el tema de la amistad a través de los años y de las generaciones, esas niñas que creían en la magia y se ponían delante de un espejo los collares de sus madres creyendo que todo sería eterno hasta que en un momento determinado y fugaz descubren que la realidad siempre supera, con creces, a la ficción. Una lectora conoce sus debilidades, los anzuelos, ese sonido... en mi caso tienen que ver con el género femenino, sus ancestros, sus emociones, su manera de relacionarse y de construir, la incondicionalidad, la amistad, el tiempo, algunas cosas que son verdad por encima de cualquier frontera.

Últimamente me he topado con las sagas de amigas de  Edna O,Brien, Mauren Lee, Elena Ferrante... todas sus historias tenían algo especial e íntimo, algo que tenía que ver con ellas mismas y sus mundos particulares antes de ser descritos y escritos, una sensación entrañable, melancólica, caduca... de las que atrapan.

Por eso y por ellas posiblemente, y por los anzuelos que se me quedaron dentro, he ido a parar a Judith Lennox  (Salisburi, Reino Unido, Enero 1953) y "Las amigas de ojos oscuros", y me las he bebido como dicen que se bebe el viento, de un trago y sin apenas darme cuenta.

Segunda mitad del Siglo XX, Rachel, Olivia y Katherine, construyen su amistad desde la infancia, en parte por una "obligación" asumida sin reparos, ya que sus madres fueron previamente amigas, aunque sus hijas superan con creces la calidad del vínculo, porque permanecen, con sus altibajos y sus relaciones de pareja, con hijas, con trabajos, con viajes de huída, con retornos inesperados, van y vuelven procurando encontrarse, y aunque estén físicamente cerca no siempre lo consiguen, quererse casi nunca es suficiente.

Cada una de ellas, desde que puso los pies en el suelo por primera vez, arrastra la historia de su identidad. Pulir eso no es fácil, además de interminable. Necesitamos gente de andar por casa, eso está claro, es calidad de vida, pero al mismo tiempo estamos tremendamente solas. Sin reconocerlo no podremos unirnos a nadie, seguir siendo parte de alguien.

"Las amigas de ojos oscuros" habla del mar como elemento terapeútico, habla de las cosas que importan, contadas, pequeñas, insignificantes, habla del miedo y de cómo romperlo, es una novela dramática, pedagógica, constantemente dinámica, se cae, se quiebra, se construye, superándose a sí misma con un ritmo que no decae y con una esperanza inagotable, no ilusa ni postiza, inagotable.

Me gusta porque cierra círculos, porque si sabes interpretar la vida consigues cerrar el círculo con el tiempo y el mimo necesarios con que se cura una herida abierta.

Para quien necesite detalles más concretos aquí le dejo la sinopsis exacta:

A Liv se le cae el mundo encima cuando su padre las abandona a ella y a su madre, y tienen que empezar una nueva vida en el pueblo de una amiga de juventud de su madre. Muy pronto, la tímida Liv conoce a las que serán sus mejores amigas: la bella Rachel y la rebelde Katherine. Al crecer, las tres chicas evolucionan de manera muy diferente —Katherine persigue sus sueños profesionales en Londres, Rachel se casa muy joven con el amor de su vida, y Liv se va a estudiar a la universidad—, aunque seguirán siendo las mejores amigas. El día antes de dar a luz, Rachel llama a sus amigas para decirles que quiere revelarles un secreto, pero nunca llega a contárselo. Descubrir el secreto de Rachel se convertirá en una prioridad para Liv y Katherine a lo largo de sus vidas.

Estas amigas tienen alma, puede tocarse.

 

 

02/11/2016 20:29 Puri Novella Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

"CONFESIONES DE UNA EDITORA POCO MENTIROSA"

20160812113417-confe.jpg

No es ninguna novedad que la época y el entorno sociofamiliar en el que naces y te desenvuelves determinan tu vida. Las relaciones con los demás nos sitúan en el mapa, el tejido social constituye un andamiaje fundamental, nos convierte en lo que fuimos, en lo que somos.

Esther Tusquets (Barcelona, 1936-2012), editora, escritora y ensayista dirigió durante cuarenta años un negocio familiar llamado Editorial Lumen, que fomentaría el éxito y la difusión de la obra de Umberto Eco, Quino o Gustavo Martín Garzo.

"Confesiones de una editoria poco mentirosa" narra en modo memorias las andanzas de una editorial que sin prisa pero sin pausa y fiel a un estilo inigualable logró ser una de las más presitgiosas del país. Cómo decía al principio los tiempos cuentan, las décadas no son aleatorias y las personas con las que nos mezclamos tampoco.

Pertenecer a la burguesía catalana, que Ana María Moix (Barcelona, 1947-2014) sea una de tus mejores amigas acompañándote hasta tu lecho de muerte, que Cadaqués sea un refugio de puertas abiertas en el que crecen tus hijos junto a Ana Mª Matute o Carmen Martín Gaite, pasear por Barcelona en una visita fugaz y secreta (eran tiempos del dictador) de Pablo Neruda y su mujer, que las noches y los días se junten leyendo manuscritos, recibir cartas de Delibes, de los Goytisolo, tertulias improvisadas con Carlos Barral, Jorge Herralde, Carmen Ballcells, conferencias por Europa e interminables viajes por España... nada de eso es casual, ni vanal, ni puede no ser contado, tanto talento junto supuso un filón creativo, una coherencia cultural específicas de aquella gente y de sus causas.

Lo que fuera, claro. Hubiese dado lo que fuera por estar allí, siquiera una hora, en un rincón, mimetizada con los muebles, los vasos de whisky o los pies descalzos, simplemente escuchando. Pero no estaba, así que sólo me queda seguir leyendo, toparme con pequeñas joyas como estas confesiones de la genial Esther Tusquets, absolutamente ella, escritora excepcional (no perderse "El mismo mar de todos los veranos") evocando un tiempo que no volverá, y ella bien lo sabe, no añora, no resulta cursi, no cree que cualquier tiempo pasado fue mejor... simplemente ejercita la memoria, privilegiada, y la pone generosamente al servicio de los que ya no escribimos cartas ni negociaremos con editoriales.

Esther Tusquets falleció cuando apenas quedaban personas en el mundo que le sirvieran como punto de referencia. De su vida, de cómo sobrevivir o no, a una madre del tamaño de Esther, cuenta su hija, Milena Busquets (Barcelona, Enero 1972) en "También esto pasará".

"Confesiones de una editora poco mentirosa" o cómo no dejar de ser amiga de tus amigos, hablando incluso bien de todos y cada uno de ellos y ellas, es una fotografía en blanco y negro a la que se mira con el debido respeto tras el paso de los años, esculturas de un tiempo y un lugar para contemplar con la distancia de quien quiere que permanezcan, que no se olviden.

12/08/2016 11:34 Puri Novella Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

"EL DESORDEN QUE DEJAS"

20160722205854-descarga.jpg

Lo habéis visto. Es uno de los libros del verano. Está en los expositores de todas las librerías, en los centros comerciales, en las páginas culturales de los suplementos dominicales... Inolvidables lo ojos de la mujer ahogada.

"El desorden que dejas" acaba de ganar el Premio Primavera de novela, Carlos Montero, gallego, 44 años, escritor y guionista, es su autor.  Los entendidos dicen que es un thriller psicológico, tendemos a catalogar, no sé si porque lo estructurado nos resulta tan fiable como caminar descalzos por casa...  

A mí me parece una apuesta arriesgada, una novela que juega su punto fuerte en el ritmo, esa cosa tan difícil de mantener en su justa medida. Aquí medida no es que haya mucha, el frenesí entra en espiral y cualquier situación -como bien pronuncia mi amiga Pilar Alejandro- es susceptible de empeorar. Pero vaya, que antes de irme por las ramas lo que quería valorar por encima de otros condicionantes que la hacen interesante y adictiva, es que la historia, de alta velocidad, mantiene el interés del lector en constante punto álgido, y eso te coloca pegado a la mirilla, atento a cualquier sonido, a lo que siempre, detrás de cada página, está a punto de suceder.

Raquel es profesora sustituta en un instituto gallego. La compañera a la que sustituye se suicidó dejando atrás un halo de misterio que todos quieren enterrar. Esa afición social a mirar para otro lado y cruzar los dedos para que lo que le ocurre al de al lado no nos pase a nosotros... cómo si no formásemos parte de la misma sociedad y de los mismos miedos. La muerta era acosada por unos alumnos (de catálogo estos, tipo "mentes criminales", la vena guionista del autor se ve positivamente reflejada en el diseño de los personajes y de muchas escenas), vivía por encima de sus posibilidades, estaba casada con el profesor de historia, era una belleza de la que media comarca andaba enamorada...  En fin, que a veces tirar del hilo es volcarte la vida entera, pero no sé si podemos elegir no hacerlo.

Galicia, un pueblo, caciques, poder, adolescentes, proyectos de vida, los secretos, las parejas y lo que creemos saber de ellas y ese fantasma de internet, de lo que se publica, de lo que queda en la nube y luego puede volverse en nuestra contra ( a mi parecer tratando de generar un reparo excesivo con ese tema) son las cartas que Montero utiliza para mover una historia hiperactiva de principio a fin, poco previsible, ágil, moderna y muy seductora a pesar de los excesos, permitidos todos.

Es factible que "El desorden que dejas", por la estructura, por el ritmo, por todo su planteamiento, pase al cine.  Cuidado. Hay imágines imposibles de reproducir.  El corazón no apuesta de la misma manera cuando tiene ojos.

Brillante Montero.

22/07/2016 20:58 Puri Novella Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

"PROMÉTEME QUE SERÁS DELFÍN"

20160715131848-descarga-3-.jpg

Las críticas de la dos novelas anteriores de Amelia Noguera publicadas en Amazon son bastante buenas, ambas están entre los libros más vendidos y me barrunto que su prosa directa al centro de la diana, su vocabulario sencillo y el tratamiento de unos temas de rabiosa actualidad sirven de ayuda a un diagnóstico de éxito.

Cuando comencé "Prométeme que serás delfín" me pareció tan básico, tan sencillo, que me temí lo peor de lo previsible. Error. Afortunadamente hubo algo que me animó a continuar, posiblemente que nada es tan sencillo cómo parece, y la fuerza, sí, la fuerza también, agazapada entre las líneas de la historia, queriendo impulsarla, un empeño casi táctil.

Como el acoso escolar está desgraciadamente de moda pensé (no sé por qué a mí me da por pensar y no me limito a tragarme la narración y luego ya veremos, ya haremos la digestión...) en una suma de números enteros, una madre amantísima que apuesta por su hija, una niña con déficit de atención (otro clásico actual), cómo sólo se apuesta por los hijos, casi respirando su oxígeno, lo que le supone ruptura de pareja y tener que defender que su hija es especial a cada momento del día y de la noche, no tonta, ni enferma, ni inquieta, ni perturbada... especial, con capacidades diferentes que la convertirán, a Sofía, en el epicentro de la novela, junto a sus incondicionales amigas de primaria. Pues eso, tenemos los ingredientes de acoso, infancia, sistema escolar caduco que evita el conflicto, profesores amargados, familias, crisis... Si toda nuestra energía la necesita para sobrevivir una sola persona... ¿en qué nos convertimos?, pero volvamos a la materia. La materia es que en ese Colegio público desmantelado de recursos ocurre un asesinato, en la fiesta de fin de curso se cargan a una profesora que nunca debería haberlo sido, un ser abominable... y claro, casi todo el mundo tiene motivos para hacerlo.

El pasado y el presente caminan de la mano constantemente en el relato y esto sí lo dificulta un poco, llegar a situarse bien en el antes, cuando las niñas eran pequeñas, o en el ahora, cuando ya todo es irreversible, tal vez cómo lo fue siempre, pero entonces no necesitaban saberlo.

Toca la solidaridad, el respeto por la diferencia, y la profecía autocumplida, ya sabéis, aquello de repetirle a alguien constantemente lo malo, lo torpe, lo inútil que es, hasta que el condicionado lo logra. También existe el mismo efecto con un refuerzo positivo, afortunadamente. Sacude los mimbres de esta sociedad actual, resistente al cambio y pusilánime, con una historia cotidiana nos demuestra cómo actúan el poder y el miedo a pequeña escala.

Hay más asesinatos y no es una novela negra, sino profundamente social.

La incondicionalidad infantil no debería perderse jamás, a veces es el único lugar estable.

La riqueza literaria de esta historia no será debate de expertos ni pasará por la Real Academia de la Lengua. Demasiado rápida. Demasiado viva, fuerte, real  para andarse con florituras prosaicas.

Me gustaría saber cuanto de realidad conlleva, porque esa fuerza de la que hablaba al principio no es casual ni ficticia, produce la sensación de escritura terapeútica, para extraditar fantasmas y cerrar puertas. O quizás yo simplemente quiera creer que parte de un asunto pendiente de la autora.

En cualquier caso "Prométeme que serás delfín" (y no un borrego más, un ser inerte) es una lectura contemporánea, intensa, arriesgada, y nada mediocre.

Caballo ganador.

15/07/2016 13:18 Puri Novella Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

"LA SEGUNDA VIDA DE VIOLA WITHER"

20160701210912-images.jpg

Creo que es la primera vez en los ochos años de existencia de este blog que tardo más de dos meses en escribir algo nuevo.  Esto quiere decir muchas cosas. Quiere decir, fundamentalmente, que duermo poco y descanso mal, mis cansadas neuronas dejan de ser proactivas, los años no perdonan...

Por otra parte estamos en una de esas épocas de abundancia editora en las que casi todo es publicable, las novedades, con ese tufillo seductor y bien encuadernado, y las que no lo son tanto, se amontonan unas sobre otras, opípara cena para una lectora hambrienta que no sabe qué plato empezar a degustar, y cuando lo hace, la mayoría se le atragantan, indigestos, insípidos, flor de olvido.  Serán los años también... porque hubo un tiempo, cuando tenía tiempo, en el que leía de todo, cribaba, llegaba hasta el final de los finales de lo infumable porque no permitía argumento que se me resistiese... Ya no, demasiados frentes para tan pocas balas. Si la literatura me ha rescatado de muchas cosas qué menos, ya destinadas para siempre a encontrarnos, que invertir en calidad, o lo que yo considero calidad, claro, que no tiene porqué serlo, pero los gustos lectores son paladares exquisitos, tan sagrados como cualquier templo.

Vengo a darle su pequeño sitio, porque lo merece en medio de este enjambre de insomnio, calor sofocante, lecturas quiero y no puedo, etc, a "La segunda vida de Viola Whither, de Stella Gibbons, la novelista inglesa nacida prácticamente con el siglo XX. Una historia tradicional, centrada en la clase media-alta británica, una historia mordaz, llena de fina ironía y visión sutil y crítica hacia el conservadurismo, el dinero y las rancias costumbres.

Viola Wither es una chica encantadora y no muy avispada que se casa con un hombre con posibles al que no ama realmente. Cuando su marido fallece, Viola se queda en la más absoluta miseria, por lo que no tendrá más remedio que vivir con su familia política en The Eagles, una casa en la que todo es tristeza y oscuridad. El señor Wither es un hombre tacaño y gris. La señora Wither la ignora desde el principio y sus dos cuñadas, Tina y Madge, piensan demasiado en sí mismas como para ocuparse de ella. Por fortuna, siempre existirán las fiestas benéficas y la posibilidad de cruzarse en ellas con Victor Spring, el ídolo local, un hombre rico y algo superficial con el que todas las mujeres sueñan en silencio.

Que la editorial que rescata esta historia para darle su sello personal sea Impedimenta, creada en Madrid en 2007, suma puntos al valor de calidad del que hablábamos al principio.

La novela es absolutamente inglesa, estructurada con extrema puntualidad y una descripción metódica (desde las telas de los vestidos, a las flores del jardín o el cabello que asoma bajo tocados y sombreros), peca para mi gusto de una lentitud a veces excesiva que tampoco desentona, porque se recupera rápidamente convirtiéndose en un argumento que crece, ganando fuerza, peso en los personajes, hombres y mujeres capaces de cambiar si verdaderamente se lo proponen, capaces de salir del papel asignado, del destino marcado en las tazas de té.  Porque se toma mucho té, hay fiestas al aire libre, invitaciones, conveniencias, trajes de gala, compromisos, relojes de péndulo, chicas de barrio que quieren dejar de serlo y otras que abandonan todo por convertirse en el apéndice de alguien, bailes, muchos bailes, muchas lágrimas y mucho dramatismo (a pesar de tratarse de una comedia...),dramatismo inglés, eso sí, con fecha de caducidad. Y lo mejor, cómo en las mejores novelas, para el final. Y después del final otro, una especie de epílogo elucubrador que proyecta cómo serán décadas después los personajes que despedimos, lo cual dota a la historia de un broche de oro perfecto.

Se sabe que una historia es buena cuando atraviesas el espejo. Cuando estás dentro y al terminar debes salir, abandonar el entorno, el paisaje, dejar de escuchar la voz de los personajes... Con ésta ocurre.

Cuentan que la mejor obra de la autora fue la primera que escribió: "La hija de Robert Poste", publicada con gran éxito en 1932, considerada la novela cómica más perfecta de la narrativa inglesa del siglo XX, con sus secuelas y adaptaciones. En ella "parodiaba" en lo posible aspectos de su propia infancia, al parecer turbulenta e infeliz... dichosa quien encuentre en la escritura la terapia fundamental para seguir viviendo. 

Esta "Segunda vida de Viola Wither" es muchas cosas, entre otras, una buena compañía para el verano que se nos brinda por delante, además de una bofetada de guante blanco en la faz de los prejuicios.

01/07/2016 21:09 Puri Novella Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

SOBRE HIELO

20160427135252-faro.jpg

"Habrá palabras nuevas para la nueva historia
y es preciso encontrarlas antes de que sea tarde"  ("Nada es lo mismo"-Ángel González)


Desconozco

la temperatura exacta

a la que debe probarse un buen vino.

No soy experta

en grados

ni en puntos de partida

trazados con precisión.

No soy cauta.

Pero sé que una palaba fría

basta

para dinamitar el recuerdo,

esa medida equivalente al deseo

con la que magnificamos

las cosas pequeñas y comunes.

Una palabra fría

es una bofetada en la boca,

el bisturí helado sobre la piel

marcando el territorio a extirpar,

árboles quemados,

otoño en el corazón de las promesas.

Cuidado.

No es necesario que queden cenizas.

A veces conviene una ráfaga de viento…

Pero la temperatura del verbo

puede encallar estatuas de sal,

obstáculos

que ni siquiera se salvan con mirarte.

 

27/04/2016 13:52 Puri Novella Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

"LAS CHICAS DE SEPTIEMBRE"

20160331163901-blog.jpg

Mauren Lee es una prolífica autora inglesa, de Liverpool (lugar prioritario en sus obras), que debió aburrirse mucho estudiando Administración de Empresas y siendo taquígrafa durante años antes de saltar desde el trampolín literario.  Al parecer se la clasifica dentro de la literatura romántica. En este mundo hay que catalogarlo todo, ya se sabe...

Yo he llegado a ella, o ella a mí, a través de "Las chicas de Septiembre", dos niñas nacidas el mismo día en situaciones socioeconómicas muy diferentes, que crecen y con ellas su entorno, sus madres, sus casas, esa terrible segunda guerra mundial... haciendo guiños constantes a lo que, ya en pequeños detalles de su infancia, se podía esperar de cada una de ellas.

"Brenna, embarazada de ocho meses, llega junto a su marido Colm y sus dos hijos a Liverpool en busca de una vida mejor. Para esta familia de inmigrantes irlandeses, la década de 1920 es una época de terribles penurias y tienen esperanzas en que sus vidas cambien en Inglaterra. Pero las cosas no salen según lo previsto. Paddy, el hermano de Colm, a quien habían mandado dinero para que les consiguiera una casa, no aparece. La familia deambula sin rumbo por esta inhóspita ciudad y de pronto Brenna empieza a sentir contracciones. Se sienta en el portal de una familia pudiente, y Nancy, el ama de llaves de los Aallardyce, la ivita a pasar y la ayuda en el parto. La casualidad quiere que esa misma noche de septiembre y en esa misma casa, Eleanor Allardyce de a luz a una niña cuyo destino irá ligado, para siempre, al de la hija de Brenna".

La sinopsis del libro, aunque apunta maneras, sólo es un pequeño aperitivo, los platos fuertes vienen después, acompañando una historia que me recuerda a Dickens y a "Lo que el viento se llevó", por la intensidad, por el drama, porque cualquier situación previsible puede dejar de serlo o no... por la pluralidad de personajes (bien definidos, nunca opacos, encadenados, todos son piezas fundamentales), y porque una acaba absolutamente seducida por una mezcla de culebrón en serie, identidad de género potente, país en guerra, preguerra, posguerra, gente que viene y va, la casa más acogedora del mundo, el tiempo presente por encima de cualquier tiempo, el amor sin paliativos, la muerte irrenunciable... aditivos de una novela que podría ser simplemente entretenida, pero que está bien escrita, que es valiente y se adentra en una construcción de personajes ramificados y poliédricos, con un tono y un tiempo literarios que atrapan, encandilan, cumplen el objetivo y hacen de la narración una apuesta segura.

Que la vida iba en serio... (aprovechando el conocido verso de Gil de Biedma) también podría ser, entre otras, la intención didáctica, todos nos damos cuenta más tarde, leyendo "Las chicas de Septiembre" y a nosotros mismos, que el trayecto vital se parece un poco a lo que somos y casi nada a lo que esperábamos. Que sólo el amor alumbra lo que perdura (parafraseando también al maestro Silvio Rodríguez), es todo lo que merece la pena.

Una novela completa, estructurada con talento, colosal y al mismo tiempo casera, familiar, íntima, de las que dejan buen sabor de boca, como esas historias imposibles contadas al amor de la lumbre.

31/03/2016 16:39 Puri Novella Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

"LAS SINSOMBRERO"

20160323120427-sinsombrero.jpg

Lo que hubiera dado yo por conocerlas... A "Las Sinsombrero", ese colectivo de mujeres brillantes, adelantadas a su época, nacidas a finales del XIX y principios del XX, que tanto vivieron y tanto contaron, a pesar de que la Guerra Civil frustrase su carrera imparable hacia la igualdad y la libertad.

Cuando Maruja Mallo (1902-1995) cuenta en la Introducción del libro que, acompañada por Dalí, Margarita Manso y García Lorca, deciden quitarse los sombreros ("congestionaban las ideas")un día atravesando la Puerta del Sol, la gente los apedrea llamándoles maricones y reprimiendo ese gesto de rebeldía, una ya comprende que está ante un ensayo-estudio-proyecto didáctico importante, visibilizador y justo. Porque pretende dar el sitio que nunca tuvieron las artistas invisibles de la Generación del 27.

En los colegios no se estudian sus nombres, de ahí que la productora y directora Tania Balló (Barcelona, 1977) haya creado este proyecto multidisciplinar que comienza con el documental: http://www.rtve.es/alacarta/videos/imprescindibles/imprescindibles-sin-sombrero/3318136/ y que supone ponerles cara, conocer su obra, sentir que algo se arruga, un pequeño puñado de entrañas conmovidas por el olvido y el exilio al que fueron condenadas injustamente.

Así conocemos a Marga Gil Roësset, (1908-1932), la joven escultora trágicamente desaparecida, incondicional de Zenobia y Juan Ramón, tremendamente tímida pero capaz de utilizar como material el granito, lo que requería de talento y una asombrosa técnica.

A Concha Méndez (1898-1986), de quien dicen que su actitud vital hacía que la gente quisiera ser su amiga, campeona de natación, poeta, guionista, dramaturga, editora, impresora, la novia adolescente de Luis Buñuel... el documental muestra una grabación en la que Concha es entrevistada por su propia nieta y ella hace gala de una memoria y humor extraordinarios.

De Maruja Mallo ya he adelantado pinceladas al principio de esta entrada, pero se puede, se debe decir, que fue la mujer más original y transgresora de la España de los años veinte y treinta. En la famosa Escuela de Bellas Artes de San Fernando en Madrid coincidieron en 1922 dos de las mejores pintoras de la historia artística española: Maruja Mallo y Remedios Varo.

Ángeles Santos murió en 2013 a los ciento dos años, tuvo una vida familiar nómada puesto que su padre era funcionario de Hacienda e inspector de aduanas, importante pintora, reconocida como "niña genio",víctima de un mundo interior fuera de su tiempo, llegó a destruir sus primeras obras y dedicarse a una pintura más costumbrista, cedió para sobrevivir.

La más conocida de todas las mujeres que se presentan entre "Las Sinsombrero" es María Zambrano (1904-1991), Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, primera mujer en recibir el Premio Cervantes, con una Fundación que recoge su legado en Vélez-Málaga, lugar dónde nació.  Pero no recibe el alcance necesario lo que para la historia del pensamiento filosófico e intelectual representa la figura de Zambrano, pieza indispensable para entender la evolución del pensamiento occidental del siglo XX. Pese a ello, de no ser por imperativo deseo particular de algún docente, no se estudia en las Universidades. "Más la vida necesita de la palabra; si bastase con vivir no se pensaría, si se piensa es porque la vida necesita de la palabra"

De María Teresa León (1903-1988) qué se puede decir que ella no haya contado ya en su magistral libro "Memoria de la Melancolía", ese fiel reflejo del exilio, una historia tan cálida y a la vez tan terriblemente desoladora. Ese libro termina así: "Aún tengo la ilusión de que mi memoria del recuerdo no se extinga, y por eso escribo en letras grandes y esperanzadoras: Continuará". Cuando por fin pudo regresar a sus raíces, bajar de ese avión del que solo recordamos a Alberti con su melena blanca al viento del Madrid que los recuperaba, ya era demasiado tarde para Mª Teresa, aquejada de Alzheimer no pudo identificar el ansiado momento, fue internada en la Residencia donde falleció poco después. Feminista, activista, ensayista, escritora, dramaturga, una de las personalidades más silenciadas y más importantes de la historia contemporánea española. Lo dejó todo por el poeta, un matrimonio carcelario, unos hijos, en una época en que la sumisión femenina formaba parte de la dote y estructuraba el mundo. Mª Teresa fue expulsada del Sagrado Corazón por querer estudiar Bachillerato y leer libros prohibidos. Se empieza a alejar de imposiciones a través de la escritura, relatos que firma bajo seudónimo y artículos con una clara vocacón de justicia social. En 1930 conoce al que será el gran amor de su vida, Rafael Alberti, la proclamación de la Guerra civil los sorprende en Ibiza, deben esconderse en el monte y vivir allí durante veinte días. Ya en Madrid ella, como personaje del panorama intelectual, se erige como una figura combativa y socialmente implicada:"La cultura es un arma que debe ser utilizada para convencer al pueblo de la necesidad de defender la democracia y la libertad ante el fascismo". Se le encomendó la protección de algunas de las obras más importantes del patrimonio artístico español que se encuentran en el Museo del Prado. Para ponerlas a salvo de los bombardeos empieza un tortuoso recorrido por los caminos de España. Aguantaron en la resistencia madrileña hasta 1939, en Argentina nace, dos años después, su hija Aitana. Mª Teresa León publicó en sus años de destierro más de dieciocho obras de distintos géneros. "Estoy cansada de no saber dónde morirme. esa es la mayor tristeza del emigrado. ¿Qué tenemos nosotros que ver con los cementerios de los países donde vivimos?".

Rosa Chacel (1898-1994), Vallisoletana, sobrina-nieta de Zorrilla, educada por su madre en casa, nunca fue a la escuela debido a su delicada salud, de carácter reservado, discípula de Ortega y Gasset, irrumpe en el panorama novelístico (patriarcado absoluto) proponiendo una prosa diferente y rompedora, atreviéndose además con la poesía, el ensayo y la crítica. Pasó grandes penurias económicas en el exilio, aunque no por ello dejó de trabajar en sus escritos, sintió profundamente el fracaso del proyecto de la República en el que tanto creyó, pero no llegó a tener nunca nostalgia de un país al que ya no reconocía. Regresó en 1970 y le concedieron diecisete años después el Premio Nacional de las Letras.

La exaltación de la amistad en sus obras es un rasgo frecuente de todas estas autoras, capaces de crear un espacio común de fraternidad compartida.

Ernestina de Champourcín (1905-1999). A pesar de que Gerardo Diego la consagrara incluyéndola dentro de su antología: "Poesía española contemporánea" (1934) es una poeta desconocida. Vasca, de orígenes aristocráticos, educación bilingüe y refinada cultura, lectora precoz y apasionada descubre en las letras al autor que años después se convertiría en maestro y amigo: Juan Ramón Jiménez. De carácter autónomo y fuerte, comienza a publicar a los dieciocho años y frecuenta círculos políticos y sociales poco relacionados con su entrono. Surge en ella un incipiente feminismo del que reniega en alguna entrevista posterior pero que la identificará siempre. "¿Por qué no podemos ser nosotras, sencillamente sin más? No tener nombre, ni tierra, no ser de nada ni de nadie, ser nuestras, como son blancos los poemas o azules los lirios".

Josefina De La Torre (1907-2002).La única actriz del grupo, su legado poético se desvaneció durante años pese a no exiliarse nunca. Mujer polifacética, nacida en Canarias, moderna e idependiente, absolutamente ignorada como miembro indiscutible de la Generación del 27. Multidisciplinar: soprano, compositora, guionista, actris de doblaje... Publica en 1927 su primer libro de poemas apadrinado por Pedro Salinas. Participa activamente en la vida social del Madrid de los años 30 debutando como soprano en el teatro María Guerrero en 1934. En la década de los 40 consigue ser la primera actriz de la Compañía María Guerrero a la vez que da sus primeros pasos en la gran pantalla, no estando solo delante de la cámara, sino ejerciendo como ayudante de dirección y guionista. En 1946 funda con su marido, también actor, la Compañía Comedias, que estrenará quince obras teatrales, después trabajó en las compañías de Núria Espert y Amparo Soler Leal. Conocida pero no popular, ya nadie recuerda que esa mujer elegante y bella fue una poeta de vanguardia.Hace su última aparición en la serie Anillos de Oro en 1983. Fue la última voz poética del 27.

Estas son todas las mujeres que aparecen en el documental y configuran el grupo más notable de "Las Sinsombrero". Podrían ser muchas más (Consuelo Berges, Mercedes Lobo, Amparo Posch, Lucía Sánchez, Matilde Marquina...) pero nunca menos... son ellas como bandera de una época que cambiaría el rumbo de su tiempo. Un tiempo privilegiado en parte, de ebullición cultural y política, un tiempo creativo en el que coincidieron grandes figuras intelectuales y generaron un mundo que se expandía sin remedio hacia la luz. Finalmente las circunstancias no las acompañaron, pero jamás se rindieron, como dice la autora del libro y el documental, consiguieron ser ellas mismas en medio de una sociedad que tardó en aceptar que debía mirarlas cuando ya no pudieron negar su existencia.

Un fragmento de historia colocado sobre nuestra mesa con cuidado. Hay que abordarlo, por justicia histórica y por los retazos de memoria de los que todas y todos estamos hechos. 

Este proyecto debería entrar dentro de los programas educativos formales, explicarles a los chicos y chicas que hay varios tipos de exilio, y que, por el hecho de nacer mujeres, "Las Sinsombrero" no aparecen en los libros de literatura. Por eso, qué menos que asomarse a este trabajo pulcro, bien elaborado, con la veneración dispuesta para aprender.

23/03/2016 12:04 Puri Novella Enlace permanente. LITERATURA No hay comentarios. Comentar.

"EL HOMBRE QUE ARREGLABA LAS BICICLETAS"

20160301171052-elhombreque.jpg

El testamento de un escritor de novela negra empuja a su viuda, a su hija y a una antigua novia irlandesa -a la que abandonó años atrás sin explicación alguna- a convivir un verano en su casa de la playa junto a un taller de bicicletas en la costa mediterránea. Hay novelas que no se pueden contar, ni tan solo describir, porque sería como explicar un beso antes de darlo.

Ya escribí hace poco tiempo sobre el hallazgo que supuso para mí toparme con Ángel Gil Cheza, el escritor de Castellón, antiguo batería de un grupo punk. Su extraordinaria novela negra "Pez en la hierba" (también su última publicación) acabó con todos mis prejuicios sobre el género. De ahí que quisiera seguir indagando sobre su prosa escultural, perfectamente construída.

Y recalé en "El hombre que arreglaba las bicicletas", cuya sinopsis abre esta entrada, su segunda novela, publicada en 2014, que en nada se parece a la última ni (sospecho) al resto. Porque rozar la genialidad literaria debe ser eso, que ningún entramado se parezca a otro más de lo que el autor pretenda, que la lluvia al caer no suene igual nunca. Eso me maravilla. Argumentos que subyugan, que pertenecen al dueño de las mismas pasiones y las mismas noches en blanco, pero que crecen, potentes, sin apoyarse los unos en los otros ni rozar paralelismos.

Nunca hubiese relacionado al creador de esta historia con el de "Pez en la hierba", grandes obras las dos, diametralmente opuestas, protagonizadas por personajes que portan sus miserias como pueden y en ellas se construyen. Gil Cheza en su segunda novela se mete en la piel de tres mujeres, tres universos, tres descripciones nítidas, identitarias, ellas... sólo ellas por ser como son pueden desenvolver esta historia, y convertirla en un encuentro obligado por el destino, sí, pero elegante y digno.

La narración se lee apresada en la telaraña, estás dentro, huele a mar, ves los colores del atardecer, el viejo taller de bicicletas, la casa costera con porche en medio de un entorno de especulación urbanística, sobreviviendo, escuchas a Noelia, esa forma de fumar, de taparse con la sábana o de escribir ante el ordenador, entiendes a las dos Endas más, cada vez más, como si fueran de la familia, y poco a poco la historia se despliega a todo color como un atlas.

La sororidad entre mujeres es una apuesta incondicional, un pacto básico dentro del entramado.

No podemos elegir las cosas que nos ocurren, pero sí nuestra forma de enfrentarnos a ellas... otra de las claves.

Cuidado con decidir, desde el amor y el respeto más absolutos, lo que consideramos que puede ser mejor para la otra persona, los errores incalculables pueden destruirle la vida.

Y más, se les puede sacar tanto partido a las buenas novelas...

Desde luego mi hallazgo de los últimos meses no defrauda, se va superando, Ángel Gil Cheza seguirá estando entre los mejores.

01/03/2016 17:10 Puri Novella Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

"LA AMIGA ESTUPENDA"

20160203120009-zzzzzz.jpg

Uno de los muchos versos impecables de mi admirado García Montero dice así: "Es verdad tu presencia, entre otras cosas..."

Pues es verdad, sí, la presencia, la escritura, la prosa lírica y social de Elena Ferrante, a pesar de los misterios, que no son pocos (se desconoce a qué sexo pertenece, qué rostro posee o qué declaraciones la identifican). Esto manifestó en una entrevista otorgada vía e-mail: No me arrepiento de mi anonimato. Descubrir la personalidad de quien escribe a través de las historias que propone, de sus personajes, de los objetos y paisajes que describe, del tono de su escritura, no es ni más ni menos que un buen modo de leer.

Las últimas investigaciones apuntan a una mujer de unos 60 años, napolitana, madre separada, capaz de describir la realidad cultural y social de la italia de barrio como nadie, dueña de una tetralogía que provoca efectos adictivos en medio mundo (hasta en Juan Marsé) y que comienza con la historia de dos niñas que crecen juntas en un suburbio napolitano. Años 50. El primer eslabón es "La amiga estupenda", cerrándose con la reciente publicación de "La niña perdida".

Quise probar, me atrajo la tentación, el misterio y sobre todo la temática. Raíces, barrio, familia, adolescencia, ancestros, vecindario, escaleras, colegio, pandillas, amistad, miedo, intereses, rencillas, venganzas... contado por una narradora, Elena Greco, implicada hasta el cuello.

Una novela muy italiana, con tópicos que no lo parecen y quizás ni siquiera lo sean.

Aunque en realidad podría responder a cualquier contexto geográfico, a cualquier periferia gris en la que adaptarse con urgencia es sinónimo de sobrevivir.  Las emociones son las mismas en todas partes.

Elena y Lila son amigas (y quizás no lea el resto de la tetralogía por no toparme con que dejan de serlo), dos niñas absolutamente distintas, dos miradas, dos posiciones condicionadas que tratarán de crecer en libertad dentro de gruesos barrotes.  Nos presentan la realidad que les toca vivir, unos años 50 manchados de miseria y dificultades, escabrosos, violentos, a los que ellas dotan de expectativas, porque estar vivas es considerar que las cosas pueden cambiar.

No nos enfrentamos a la lectura de un drama. Es una historia en construcción, una vida que se asoma a otras y mira de dónde parte y hacia dónde va. Una descripción tan perfecta de cada uno de los personajes (y son muchos) que pone los pelos de punta y nos conecta con una parte privada, nuestra, que se entrecruza con el resto de caracteres. Podríamos ser uno de los personajes de Ferrante o ellos y ellas están, estuvieron, estarán... dentro de nosotros.

Esa es la magia, no solo el ritmo narrativo intenso, febril, directo, no solo una buena historia, la incondicionalidad, los compromisos, sino que nuestro entorno se mimetiza con el entorno de la historia, puede ser tu barrio, tu alma, la puerta de al lado, aquello por lo que pierdes el sueño... tan cerca, tan absolutamente cerca.

Brenda Otero escribía meses atrás en El País sobre esta autora:Todo el que ha leído las novelas de Nápoles de Elena Ferrante tiene algo que contar.

Será por eso tanto clamor popular, quedarse con el rumor de las sensaciones que provoca una lectura es atesorar experiencia y querer seguir leyendo.

Mi más sincera admiración, Elena Ferrante, sea usted quien sea. 


03/02/2016 12:00 Puri Novella Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris